AICAD | Seres sociales = seres potenciales en crecimiento

Los seres humanos, independientemente de nuestras condiciones económicas, buscamos en forma natural figurar dentro de nuestra escala social. El hombre primitivo empezó por compartir su cacería y con ello recibía a cambio un reconocimiento social; hacerse del mando ante una comunidad le daba una jerarquía de importancia.

En todos los tiempos vemos la lucha por la fama y la posición social: la clase patricia del medioevo, los reyes y sus cortesanos, y actualmente la casa que tenemos, el automóvil, las fiestas que ofrecemos, nos brindan la oportunidad de ser alguien dentro de nuestra comunidad; no nos debe sorprender entonces que una familia de muy escasos recursos económicos brinde a sus amistades una fiesta, con motivo de cualquier acontecimiento, que consuma casi todos sus recursos y hasta lo que no posee, ya que la satisfacción que se produce socialmente es inigualable.

Así, el sentimiento de ser alguien dentro de nuestra sociedad es una necesidad universal, no importando la condición económica que se posea. En el mundo laboral el trabajador desea recibir un trato de aceptación social, y si algo no perdona un trabajador es el ser marginado y despreciado; tal humillación jamás la olvidará y creará, una vez más, cuentas por cobrar. Este mismo fenómeno lo podemos observar en todos los desempeños de la vida: en la familia, al figurar dentro de la jerarquía (el abuelo, el padre, la madre, etcétera); en la pareja, con los amigos, etcétera. A los hijos normalmente los descalificamos del mundo social de los adultos, lo cual da origen a una gran cantidad de conflictos y tensiones familiares.

Un líder de Excelencia deberá estar consciente de que es altamente motivador ejercer un trato de categoría que haga sentir importante a cada uno de sus seguidores. La gente no nos ama por lo que somos o por lo que poseemos; tal vez nos siga o nos use solamente atraídos por un interés material, pero la gente ama a aquellos líderes que los hacen sentir únicos e importantes; a esos sí están dispuestos a ofrecerles lo mejor de ellos mismos. Recuerde, “no hay nada más injusto que tratar igual a los desiguales”; haga sentir importante a su gente.

Hermel Balcázar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: