Comunicación: la base de la sociabilidad

Desde nuestro nacimiento estamos inmersos en un medio socio-cultural y durante toda nuestra vida estamos en constante relación con otras personas. Por lo tanto como seres sociales que somos necesitamos comunicarnos, expresarnos y dar a conocer nuestras ideas, estableciendo vínculos con otros. La sociedad se funda en base a la comunicación y gracias a ella es posible su funcionamiento: no hay sociedad sin comunicación ni comunicación sin sociedad.

La comunicación es la matriz en la que encajan todas las actividades humanas, vinculando al individuo consigo mismo, con su entorno, y con los demás hombres. Por ello, en la medida en que el hombre se involucra activamente a través de la comunicación, podrá alcanzar satisfacción con lo que hace, definiéndose como persona.

Las redes de comunicación entre las personas están en permanente funcionamiento ya que en toda conducta un ser humano está comunicando algo, que incidirá de algún modo en el otro.

La comunicación es un proceso por el cual una persona se refiere a algo, sea señalándolo o sustituyéndolo por un símbolo, de tal modo que la otra persona tenga una experiencia mas o menos similar del objeto en cuestión.

Podemos decir entonces que la comunicación es toda aquella conducta (acciones, palabras y expresiones afectivas, mensajes escritos) que influye en las percepciones, acciones y afectos de otras personas, en forma conciente o no, transitoria o permanente.

No obstante, no en todos los casos la comunicación es deliberada, muchas veces la comunicación se produce sin que haya una intención de hacerlo.

El lenguaje es una de las tantas maneras con las que cuenta el hombre para comunicarse. Dentro de la psicología social se estudia el lenguaje y su relación con las pautas culturales que lo originan. De este modo, se ha comprobado, a través del estudio de distintas civilizaciones, que en cada una de ellas un mismo objeto se percibe de modo diferente y se utilizan palabras de acuerdo con esa especial forma de percepción de la realidad. La comunicación entonces presupone marcos de referencia compartidos por las personas que se comunican entre sí, en forma tal que puedan comprender significados similares.

De esta manera, entendemos el lenguaje como una construcción social, y a los individuos de una sociedad no sólo compartiendo un idioma, sino también una forma de entender la realidad de acuerdo con pautas comunes y normas de grupo al cual pertenecen.

Para que dentro de los grupos se puedan comprender las mismas cosas o compartir los mismos fenómenos es necesario que existan estas normas de grupo, que son marcos de referencia comunes que nos sirven para comunicarnos.

Así las personas pueden interactuar sin normas comunes pero no pueden establecer comunicación.

Autor: Lic. María Leticia Arufe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: