MOTIVACIÓN ES MOVIMIENTO

MOTIVACIÓN

El mayor desafío corporativo de nuestro tiempo y la cualidad más buscada por los head-hunters, y por las empresas a nivel mundial, es precisamente la motivación. Motivación significa movimiento, y no existe movimiento sin energía —power— que es la esencia del poder. “Líder es aquel que mueve a los demás”, el binomio fundamental para el éxito de cualquier proyecto es precisamente visión-misión. De qué sirve tener una maravillosa y extraordinaria visión, si no existe quién la lleve a la realidad y la convierta en algo tangible. Por eso el requisito indispensable para ser líder es tener seguidores. La visión es del líder, la misión la realizan los seguidores; ambos son indispensables para lograr cualquier objetivo.<

Lo importante sería alcanzar esos estados de ánimo positivos sin necesidad de estímulos externos, sino que surgieran del interior del ser humano, producto de motivos profundos para alcanzarlos. La auténtica motivación va más allá de la escuela light norteamericana que ha confundido animar con motivar. Por supuesto que la motivación incluye ánimo —vida—, pero éste es el resultado de lograr germinar en los seguidores el detonador de todo movimiento, la convicción. Todos los seres humanos actuamos en consecuencia, somos el resultado de nuestras convicciones. Por ejemplo, si estamos convencidos que lo lograremos, ¡lo lograremos! Si una persona está convencida de que puede cruzar el río, tiene razón. Y si cree que no puede, también. Él es quien está finalmente convencido de lo que puede o no lograr. Así el auténtico líder se la pasa convenciendo, seduciendo, enamorando para hacer surgir el compromiso de sus seguidores, de hacer realidad su visión.

El objetivo del líder es cautivar la voluntad y las emociones de sus colaboradores, buscar cambiarles el canal de actitud y pasar del tener al querer hacer las cosas. Saben que ahí está la clave de la productividad, cuando la gente pasa de la obligación —origen de la burocracia— a la responsabilidad, cuando ellos mismos desean hacer sus tareas no solamente bien, sino con parámetros de Excelencia; utilizan la empatía, el arte de escuchar, la comprensión y sobre todo son expertos comunicadores. Sus mensajes cubren tres áreas fundamentales: compromiso, emoción y reflexión. Al escucharlos, sus seguidores reflexionan y se convencen intelectualmente de las posibilidades de lograr el objetivo, se emocionan y sienten orgullo de pertenecer a su equipo, y finalmente se comprometen en lograrlo.

El líder está consciente de que el 50% de su capital es su propia visión, y el 50% restante es la forma de comunicarlo para cautivar seguidores que quieran lograrlo. Él sabe que depende de su gente para realizar sus sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: