AUTOCONOCIMIENTO ES EL PODER DEL LIDER

AUTOCONOCIMIENTO

El primer elemento de la inteligencia emocional en materia de liderazgo es el conocimiento de uno mismo: entender nuestras potencialidades, debilidades, emociones y tendencias; un líder consciente busca permanentemente información de sí mismo a través de los demás; no se siente agredido ante la crítica y las sugerencias de mejora que le hacen; en cambio, los mediocres interpretan estas situaciones como mensajes de amenaza y fracaso. El líder estelar se exige a sí mismo honestidad. Sabe que es la base para fincar su propia autenticidad sobre la cual edifica su prestigio. Está consciente que la manipulación es el peor enemigo para destruir la confianza en sus colaboradores. Los líderes que se pueden autoexaminar honestamente están capacitados para hacer lo mismo con su organización. El autoconocimiento nos lleva a ejercer una función vital para tener éxito en el desarrollo de la habilidad humanística, y por lo tanto acrecienta la influencia en los seguidores. ¡Autocontrol! Indiscutiblemente, el líder es por supuesto un ser humano que experimenta todo tipo de emociones positivas y negativas, y en cuanto a estas últimas: mal humor, depresión, enojo, desesperación, etcétera; la diferencia es que los líderes de Excelencia saben manejarlas adecuadamente sin lastimar u ofender a sus seguidores, lo cual no significa que sean falsos o hipócritas, sino más bien responsables de que los únicos propietarios de esas emociones negativas son ellos mismos. Realizan constantemente un diálogo interno para entender el origen de esas emociones y después en forma proactiva se responsabilizan de ellas, y las canalizan positivamente comunicándose con las personas que las provocaron, y que tal vez ellos están ajenos al efecto que le produjo a su propio líder. Así, por ejemplo, el caso de la secretaria que se está arreglando las uñas en horas de trabajo, ella está feliz haciendo su tarea. En cambio, al jefe se le crisparon los cabellos. ¿De quién es el problema?, ¿quién se molestó con esa actitud?, ¿quién experimentó las emociones negativas? ¿El jefe o la secretaria? El líder tendría que explicarle a su colaboradora los efectos de su acción, los sentimientos que experimenta y solicitarle su ayuda para evitar que esto vuelva a suceder, haciendo que ella misma busque la forma de evitarlo. Ésta es una aplicación clara de cómo manejar adecuadamente las emociones. Lo tradicional es que el jefe reprenda y hasta insulte a su secretaria, obteniendo como respuesta incomprensión y rencor. El líder debe mantener el control y propiedad de sus propias emociones, y evitar a toda costa la transferencia a sus colaboradores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: