Citas de J Rohn

PERSEVERANCIA/ PERSISTENCIA
Lleva tiempo construir una obra de arte empresarial. Lleva tiempo construir una vida. Y lleva tiempo desarrollarse y crecer. Así que concédase Ud. mismo, y concédales a su empresa y a su familia, el tiempo que exigen y el tiempo que se merecen.
Los estadounidenses son increíblemente impacientes. Alguien dijo una vez que el
intervalo más corto de los Estados Unidos transcurre entre el momento en que se enciende la luz verde del semáforo y el momento en que se oye sonar el primer claxon.
Los asesinos gemelos del éxito son la impaciencia y la avaricia.
¿Cuánto debe durar el esfuerzo? Hasta que sea.
Algunos siembran en la primavera y se van en el verano. Si Ud. se ha comprometido por una temporada, quédese hasta el final. No tiene que quedarse toda la vida, pero al menos quédese hasta ver el final.

PLANIFICACIÓN
Me parece fascinante que casi todo el mundo planifica sus vacaciones con más cuidado que su vida. Tal vez sea porque es más fácil escaparse que cambiar.
Si Ud. mismo no se diseña un plan de vida, es muy probable que figure Ud. dentro de los planes de los demás. Y, ¿qué cree Ud. que le tendrán preparado? Nada del otro mundo.
La razón por la que casi todo el mundo mira el futuro con aprensión en vez de con
ilusión, es porque no lo tienen bien diseñado.
Este hombre dice, “Cuando se trabaja donde trabajo yo, ya es tarde cuando uno llega a la casa. Hay que comer algo, mirar un poco de televisión y acostarse. No puede pasarse uno la mitad de la noche haciendo planes, planes, planes”. ¡Y ése es el mismo tipo que está atrasado en los pagos del auto!

POSITIVO/ NEGATIVO
Aprenda a partir de lo negativo tanto como de lo positivo, de los fracasos tanto como de los éxitos.
La vida, en toda su singularidad, no sería vida sin lo negativo y lo positivo. Por eso es importante estudiar ambas cosas con seriedad.
La vida es positiva en parte y negativa en parte. Suponga que Ud. fuera a oír una
orquesta sinfónica y ésta no tocara más que notitas altas y alegres. ¿Se iría Ud. al poco rato?
Déjeme oír el tronar de los bajos, el chocar de los platillos y las claves menores.
La vida es un proceso de acumulación. Acumulamos la deuda o el valor, el pesar o el capital.

RELACIONES
El que a una persona le importe otra, representa el mayor valor de la vida.
A su familia y su amor debe Ud. cultivarlos como un jardín. Constantemente hay que recurrir al tiempo, al amor y a la imaginación para que una relación siga floreciendo y creciendo.

El mejor regalo que se le puede hacer a alguien, es el propio desarrollo personal de Ud.
Antes yo solía decir, “Si me cuidas te cuidaré”. Ahora digo, “Yo me cuidaré por ti, si tú te cuidas por mí”.
Los muros que nos construimos alrededor para no dejar pasar la tristeza, tampoco dejan pasar la alegría.
No se puede triunfar solo. Trabajo cuesta encontrar Yen ermitaño rico.

REPUTACIÓN
Cada uno de nosotros tiene que comprometerse a mantener la reputación de todos. Y todos tenemos que comprometernos a mantener la reputación de cada uno.
La exactitud fabrica la credibilidad.
Una sola mentira basta para contaminar su testimonio.
La Biblia nos ofrece una serie de relatos humanos que se usan a modo de ejemplo – haga lo que hicieron ellos. Otra serie de relatos humanos se usan a modo de advertencia – no haga lo que hicieron ellos. Así que, si la historia suya llega a aparecer en uno de estos libros, asegúrese de que la usen como ejemplo, no como advertencia.

RESPONSABILIDAD PERSONAL
No se convierta Ud. en su propia víctima. Olvídese del ladrón que acecha en el callejón.
¿Qué hay del ladrón que Ud. tiene en la cabeza?
Lo que sucede no es lo que determina la mayor parte de su futuro. Lo que sucede, nos sucede a todos. Lo que cuenta es lo que Ud. hace con lo que sucede.
Dice Ud., “El país está echado a perder”. Eso es igual que maldecir la tierra y la semilla y el sol y la lluvia – que son lo único que Ud. tiene. No maldiga todo lo que tiene. Cuando Ud. consiga su planeta particular, podrá arreglarlo todo a su antojo. Pero éste, tiene Ud. que aceptarlo como viene.
Aléjese de la multitud que representa el 97%. No utilice sus pretextos. Hágase cargo de su propia vida.
Oiga consejos, pero no acepte órdenes. Sólo dese órdenes Ud. mismo. Abraham Lincoln dijo una vez, “Puesto que no seré esclavo de nadie, no seré amo de nadie”.
Es preciso aceptarla responsabilidad personal. No es posible cambiar las circunstancias, las estaciones ni el viento, pero sí es posible cambiarse uno mismo. De eso puede uno hacerse cargo. No es posible hacerse cargo de las constelaciones, pero cada cual es libre de decidirse o no a leer, a desarrollar nuevas capacidades y a tomar nuevas clases.
El sueldo que Ud. recibe no es responsabilidad de su patrono, es responsabilidad propia.
Su patrono no determina el valor que Ud. tiene, eso lo determina Ud.
Es más fácil echar la culpa al gobierno que a la propia filosofía de uno.

RESULTADOS
Al final de cada jornada, debería Ud. escuchar la grabación de su desempeño. Los
resultados deben ser para Ud. motivo de halago, o de acicate.
La más alta expresión de madurez es a la hora de la cosecha. Es entonces cuando
tenemos que aprender a recoger sin quejarnos, si la cantidad es poca; y a recoger sin disculparnos, si la cantidad es mucha.
La vida nos pide que adelantemos de modo apreciable dentro de un plazo razonable. Por eso es que las sillitas de cuarto grado las hacen tan pequeñas – ¡no vaya Ud. a caber en ellas a los veinticinco años!
Hay cosas que no hace falta saber cómo funcionan – basta con que funcionen. Mientras unos están estudiando las raíces, otros están arrancando el fruto. Sencillamente, depende de qué extremo del proceso quiera participar Ud.

SALUD
Algunos no tienen éxito, sencillamente porque no se sienten bien.
Alguna gente se ocupa más de sus animalitos domésticos que de su propia persona. Los animales corren como el viento, y ellos son apenas capaces de subir las escaleras.
Asegúrese que su aspecto exterior sea un buen reflejo de su interior.
Trate su cuerpo como si fuera un templo, no un cobertizo. El cuerpo y la mente trabajan juntos. Su cuerpo tiene que ser un buen sistema de apoyo para la mente y el espíritu. Si lo cuida bien, su cuerpo puede llevarlo a donde Ud. quiera ir, con el vigor, la fuerza, la energía y la vitalidad que va a necesitar para llegar allá.
Cuide bien su cuerpo. Es el único lugar que tiene para vivir.

SERVICIO
Un cliente, bien atendido, podría ser más valioso que $10.000 de publicidad.
El buen servicio multiplica las ventas. Si Ud. atiende bien a sus clientes, ellos le abrirán puertas que Ud. mismo no podría abrir jamás.
¿Cómo llega Ud. a merecerse una fortuna? Preste Ud. fortunas de servicio.
Hace falta hacer más de lo que nos pagan por hacer, porque es allí donde está la
fortuna.
Quien presta servicio a muchos, se coloca en turno para recibir grandes cosas – gran riqueza, grandes ganancias, gran satisfacción, gran reputación y gran alegría.

SIEMBRA/ COSECHA
Hay que aprender a hacer bien una de dos cosas: o a sembrar en la primavera, o a
mendigar en el otoño.
Dios tiene la parte más difícil del negocio. ¿Que tal si, en vez de sembrar la semilla,
tuviera Ud. que hacer el árbol? Eso sí es como para desvelarse por la noche, tratando de resolver ese problema.
Siembre, no pida milagros.
Uno de mis buenos amigos dice siempre, “Las cosas no pasan por casualidad; pasan por justicia”.
La tierra dice, “No me traigas tu necesidad, tráeme tu semilla”.

SOFISTICACIÓN
Casi todo el mundo se propone únicamente llegar al final de la jornada. La gente
sofisticada aprende a avanzara partir de la jornada.
La sofisticación es saber distinguir entre un tesoro y una baratija.
No se gaste cantidades importantes de dinero en menudencias. En los últimos diez años este hombre se ha comprado dos toneladas de rosquillas y solamente dos libros – y los libros están mayormente llenos de ilustraciones.
Los sofisticados no se retiran temprano. Este hombre dice, “Sí, pero quiero evitar la
congestión del tránsito”. ¡Esa sí es una habilidad que vale la pena tener – la de evitar la congestión del tránsito!
No hace falta un millón de dólares para aprender a distinguir entre una botella de buen vino y una Pepsi-Cola. La sofisticación se mide en estudio, no en cantidad.
Una de las primeras señales de sofisticación es no ceder a todas las inclinaciones, sino más bien educar las emociones para que aprendan a comportarse.
El dinero no nos vuelve sofisticados. Sólo el estudio y la práctica nos vuelven
sofisticados. Incluso la gente de medios modestos puede sofisticarse, porque es cuestión de estudio y de práctica. ¿Cuánto cuesta una noche con la orquesta sinfónica? Como treinta dólares. Dice Ud., “Los pobres no tienen treinta -dólares para gastárselos en la sinfónica”.
Pues, mire que sí. ¡No son más que treinta barras de chocolate!
Tenemos que enseñar a nuestros hijos a no gastarse el dinero dólar a dólar. Si se gasta el dinero dólar a dólar, acabará Ud. acumulando baratijas en vez de tesoros. No se puede comprar mucho de valor por un dólar a la vez.

SOLUCIÓN DE PROBLEMAS
Para resolver cualquier problema, he aquí tres preguntas que debe hacerse: Primera, ¿qué podría hacer? Segunda, ¿qué podría leer? Y tercera, ¿a quién le podría preguntar?
Generalmente, el verdadero problema está a dos o tres preguntas de la superficie. Si Ud. quiere indagar acerca del problema de otro, sepa que casi nadie va a revelar cuál es el verdadero problema a la primera pregunta.
Neil Armstrong dijo una vez, “Para llegar a la cima hay que resolver sólo dos problemas:
primero, cómo llegar; y segundo, cómo regresar. La clave está en no partir hasta tener los dos problemas resueltos”.
Nunca- ataque un problema sin proponer a la vez una solución.
El mejor lugar donde resolver un problema es en el papel.

TEMOR/ DUDA/ NEGATIVIDAD
Todos hemos de librar una batalla intensa y permanente contra la fuerza que
constantemente tira hacia abajo. Si nos descuidamos, las plagas y las malas hierbas de la negatividad se apoderarán del jardín y se llevarán todas las cosas de valor.
La humildad es una virtud, la timidez es una enfermedad.
Si se pasa Ud. cinco minutos quejándose, acaba de malgastar cinco minutos. Si sigue quejándose, antes de mucho tiempo cargarán con Ud. para un desierto económico y allí lo dejarán ahogarse en el polvo de su propio pesar.
Las hierbas malas de su jardín no se pueden tratar con delicadeza. Las hierbas malas hay que odiarlas a muerte. No se anda con las hierbas malas. Las hierbas malas se aniquilan.

VALOR
Calcule primero el costo. No pague un precio demasiado alto por ir tras valores
secundarios.
El valor principal de la vida no está en lo que conseguimos. El valor principal de la vida está en lo que logramos ser. Por eso deseo pagar un precio justo por cada cosa de valor. Si tengo que pagarla o ganármela, ello me hace ser algo. Si la consigo gratis, ello me convierte en nada.
Toda cosa de valor ha de ganarse en competencia, y después de ganada, hay que
defenderla.
No rinda su virtud ni su valor por conseguir algo que cree desear. Judas obtuvo el
dinero, pero lo tiró a la basura y se ahorcó, por lo mal que se sentía consigo mismo.
Las cosas de valor, por fuerza tienen que ser caras. Si lo valioso no costara mucho,
probablemente no lo estimaríamos.

VENTAS
Para tener éxito en ventas, sencillamente hable con mucha gente todos los días. Y he aquí lo estimulante – ¡hay montones de gente!
La práctica vale tanto como una venta. La venta le da para vivir, más la destreza lo
puede enriquecer.
La venta es un negocio directo entre dos personas. No se puede enviar el manual para que haga la venta. Los manuales de venta no tienen piernas ni voz.
En la profesión de ventas, el verdadero trabajo empieza después de hacer la venta.
Los vendedores deben aprender de sus hijos. ¿Qué significa la palabra “no” para un niño? ¡Casi nada!

Aunque Ud. sea novato en ventas, su falta de habilidad se puede compensar con
cantidad.

VERDAD
En cuanto a la verdad, hay pocos entre nosotros que sean autoridad en la materia. Lo más que podemos hacer, es acercarnos a lo que esperamos que sea la verdad, o a lo que pensamos que es la verdad. Por eso, probablemente la mejor forma de enfocar la verdad sea decir, “A mí me parece… ”
Las afirmaciones no tienen nada de malo, siempre que lo que se esté afirmando sea la verdad. Si uno está sin un centavo, por ejemplo, la mejor afirmación es, “¡No tengo un centavo!”.
Si con la verdad no basta, hay que poner más vigor en presentarla.
La sinceridad no es la prueba de la verdad. Es preciso no cometer este error: Ese
hombre tiene que tener razón, ¡es tan sincero! Es posible estar sinceramente equivocado. Sólo podemos juzgar la verdad con la verdad, y la sinceridad con la sinceridad.
Busque a alguien que esté dispuesto a compartir la verdad con Ud.

VIVIR CON ESTILO
Vivir con estilo es el arte de descubrir modos singulares de vida.
Deje que los demás vivan una vida limitada, pero Ud. no; deje que los demás se
disputen las cosas pequeñas, pero Ud. no; deje que los demás lloren por los golpes pequeños, pero Ud. no; deje que los demás pongan su futuro en manos de otros, pero Ud. no.
Algunos han aprendido a ganar mucho, pero no han aprendido a vivir bien.
El vivir con estilo no es cuestión de cantidad, es cuestión de práctica.
Gane todo el dinero que pueda, y tan pronto como pueda. Mientras más pronto se quite el dinero del medio, antes podrá ocuparse del resto de sus problemas de estilo.

EL INTERES PROPIO ESCLARECIDO
El instinto de conservación tiende a llevarnos a la pobreza. Si quiere Ud. gobernar a
muchos, sea fiel cuando no haya más que unos cuantos. Este hombre dice, “Ah, si yo tuviera una gran organización, entonces sí le pondría todo mi empeño. Pero tengo sólo unos cuantos y no sé ni por dónde andan”. Si tiene Ud. sólo unos cuantos distribuidores, unos cuantos empleados, ése es el momento de afilar su capacidad de comunicación y ponerle todo su empeño. Cuando no haya más que unos cuantos, empuje con todas sus fuerzas.
Es preciso hacer la inversión personal en el presente, para así prepararse para el futuro.
Inversión personal en educación, inversión personal en disciplina, inversión personal en descubrimiento, inversión personal en ser buen padre de familia. Hágala en esos primeros años, para entonces colocarse en posición que se le confíen mayores tesoros de fortuna, de gente, y de interés acumulado.

EL BIEN Y EL MAL
Todo líder tiene que entender la fábula de la rana y el escorpión. Cuenta el relato que la rana y el escorpión llegaron casi a la vez a la orilla de un río. La rana estaba a punto de tirarse al río y cruzarlo a nado. Llega el escorpión, y le dice a la rana, “Señora Rana, veo que está Ud. apunto de tirarse al río y cruzarlo a nado. Como soy escorpión y no sé nadar, ¿me dejaría Ud.
subirme a su lomo, y entonces Ud. cruza el río a nado y me deja del otro lado? Yo se lo agradecería”.

La rana miró al escorpión y dijo, “De eso, nada. Tú eres escorpión, y los escorpiones pican a las ranas y las matan. Llegaría yo a mitad de camino contigo en el lomo, y me picarías y me moriría. ¿Crees que estoy loca? De eso, nada”.
Dijo el escorpión, “Eh, alto ahí, un momento. Con tu cerebro de rana, no estás
pensando. Si yo te picara a mitad de camino, claro que te ahogarías y morirías, pero yo también, porque soy escorpión y no sé nadar”.
Eso sería bastante tonto, así que no pienso hacerlo. Sólo quiero cruzar al otro lado”.
La rana consideró las razones del escorpión y dijo, “Eso tiene lógica. Móntate”. Y cuenta el relato que el escorpión se sube al lomo de la rana. Comienzan a cruzar el río y, por supuesto, en medio del río el escorpión pica a la rana. Ambos están a punto de hundirse por tercera vez.
La rana no puede creer lo que ha pasado y le dice al escorpión, “¿Por qué hiciste eso? Estoy a punto de morir y ahogarme, pero tú también. ¿Porqué lo hiciste?” Y dijo el escorpión, “Pues, porque soy escorpión”.
Así que todo líder ha de entender la fábula de la rana y el escorpión. Hay pastores, y hay ovejas, y hay lobos. Y un líder prudente tiene que entender que hay lobos tan listos que han aprendido a disfrazarse de ovejas. Pero no se pierdan el argumento del gran drama de la vida que llamamos el bien y el mal. Forma parte de la prueba a la que tiene que someterse la capacidad de liderazgo.

EL EXITO ES FACIL
Con frecuencia, muchas personas me preguntan cómo alcancé el éxito en esos seis años, en tanto que muchos de mis conocidos no.
La respuesta es sencilla: Las cosas que para mí fueron fáciles de hacer, para ellos fue fácil no hacerlas. Para mí fue sencillo fijarme las metas que podían cambiar mi vida. Para ellos
fue fácil no fijárselas. Para mí, fue fácil leerme los libros que podían influir en mis pensamientos e ideas. Para ellos, fue fácil no leérselos.
Para mí fue fácil asistir a clases y seminarios, y acercarme a otros triunfadores. Ellos dijeron que, probablemente, en realidad daba igual no hacerlo.
Si tuviera que resumir todo esto, yo diría que lo que para mí fue fácil de hacer, para ellos fue fácil no hacerlo. Seis años después, soy millonario, y ellos siguen echándole la culpa a la economía, al gobierno y a la política de su compañía. Sin embargo, dejaron de hacer las cosas básicas y fáciles.

MOTIVACIÓN
La motivación es un misterio. ¿Por qué hay un vendedor que a las siete de la mañana está reunido con su primer cliente potencial, mientras hay otro vendedor que a las once se está levantando de la cama? No lo sé. Eso forma parte de los misterios de la vida.
Di una conferencia a mil personas. Una sale y dice, “Voy a cambiar mi vida”. Otra sale bostezando y murmurándose, “Esto ya lo he oído decir antes”. ¿Por qué pasa esto? ¿Por qué las dos no se afectan de igual forma? Otro misterio.
El millonario le dice a mil personas, “Leí este libro, y me impulsó por el camino de la riqueza”. ¿Adivine cuántos salen a buscar el libro? Muy pocos. ¿Verdad que es increíble? ¿Por qué no van todos a buscar el libro? Misterios de la vida. Mi sugerencia sería alejarse del 90% que no sale a buscarlo y acercarse al 10% que sí va.

VIVIR CON ESTILO
(Pasaje tomado de “El arte de la buena vida”)
En realidad, no es difícil aprender el arte de vivir bien. Hasta la gente de medios
modestos puede experimentar el estilo de vida sofisticado. Sencillamente, ahorran algún dinero de los refrescos para comprarse una botella de buen vino: Dejan de ir al cine, y se van al teatro. Ahorrando dinero todo el año, reúnen lo necesario para darse un viaje a Europa o comprarse una buena obra de arte.
No se gaste todo el dinero moneda a moneda. Ahorre, y cómprese algo especial, algo bueno, algo de valor perdurable o algo que le traiga buenos recuerdos toda la vida. Recuerde que todo ese dinero de golosinas puede llegar a ser una pequeña fortuna. Y a una persona sofisticada le importa más la calidad que la cantidad. Más valen unos pocos tesoros que una casa llena de basura.

ACTIVIDAD
A veces no pedimos productividad inmediata. Lo único que pedimos al principio es
actividad. Ahora bien, es bien fácil comprobar la actividad. Si alguien entra en la empresa de ventas y tiene asignadas diez visitas la primera semana, es bien sencillo decirle el viernes, “Juan, ¿cuántas visitas hizo Ud.?” Juan contesta, “Bueno… “Ud. le dice, “Juan, ‘Bueno… ‘ no cabe en esta casilla que tengo aquí”. Y Juan empieza a hacerle un cuento. Ud. le dice, “Juan, esta casilla la hice bien chica, para que no le quepan los cuentos. Sólo necesito una cifra de actividades, del uno al diez”.
Si el resultado de las actividades no es bueno la primera semana, eso tiene que ser una indicación. Es posible probar otra semana más. Por último, Ud. tiene que decidir cuánto va a adelantar al conformar un equipo con alguien a quien le faltan actividades concretas.

CÓMO RESOLVER PROBLEMAS
Una de las ventajas singulares de un diario es que nos brinda un modo eficaz de
entender las cosas -de entender la vida, de entender a la gente, de entender los dilemas comerciales y, sobre todo, de entenderse uno mismo.
Hay algo de mágico en eso de poner un problema por escrito. Es casi como si, al escribir lo que anda mal, empezara uno a descubrir nuevas formas de arreglarlo. Al escribirlo Ud., se crea un espacio entre el problema y Ud., y en este espacio pueden crecer las soluciones.
El escribir los hechos y circunstancias nos ayuda a aclarar exactamente lo que está
pasando. Cuando uno explica por escrito una situación, tiende a ajustarse mejor a los hechos, a ser más preciso y, sin duda, más realista. Una vez que las cosas se ven de veras como son, se nos aclara el camino a seguir para mejorarlas.

INDEPENDENCIA ECONOMICA PARA LOS ADOLESCENTES
Si un niño tiene un dólar, ¿qué debe hacer con él? La forma de responder esta pregunta es muy importante, porque puede determinar lo que haga con su dinero el resto de su vida. Ud. dice, “No es más que un niño y no es más que un dólar”. Eso se llama cometer una enorme falta de buen juicio.

Si el niño quiere gastarse el dólar entero, hay que decirle, “¡No! No puedes gastarte el dólar entero”. El niño pregunta por qué. Ud. le dice, “Déjame enseñarte por qué”. Y se lo lleva al otro lado del pueblo y le pregunta, “¿Te gustaría vivir aquí? Aquí vive la gente que se gasta todo lo que gana”. No hay nada mejor que la ilustración visual para explicarle algo a un niño.
Muéstrele las trágicas consecuencias de gastarse todo lo que uno tiene. Los chicos regresarán a casa con los ojos abiertos a más no poder. Entonces pregúntele, “¿Te gustaría vivir así?” El chico responde, “¡Ni modo!” Y entonces Ud. le explica, ‘Por eso es que no puedes gastarte el dólar entero “.

¿CÓMO CAMBIARÁ MI VIDA?
¿Cómo serán las cosas en el año dos mil? Serán más o menos como han sido siempre.
¿No se alegran de que yo les haya dicho esto? Todo el mundo no tiene la oportunidad de oírlo.
La marea sube, ¿y después qué? Vuelve a bajar. Así es desde hace por lo menos seis mil años que tiene de existencia la historia.
Amanece, ¿y después qué? Pues, oscurece.
La estación que sigue al otoño es – ¿cuál? El invierno; naturalmente. Todas las veces, sin falta, desde hace por lo menos seis mil años. Yeso no va a cambiar.
Los seis mil años que tiene la historia se interpretan así: la oportunidad junto con la dificultad. Y no va a cambiar. “Entonces “, Ud. pregunta, “¿cómo va a cambiar mi vida?” Pues, ¡cuando Ud. cambie!

EL PROCESO DEL CAMBIO
El cambio surge de una de dos fuentes. La primera, la desesperación puede empujarnos al cambio. A veces las circunstancias pueden descontrolarse hasta el punto de casi hacernos abandonar la búsqueda de soluciones, pues la vida se nos antoja llena de interrogantes sin solución. Pero este sentimiento abrumador de desesperación, es lo que finalmente nos empuja a buscar soluciones. La desesperación es el resultado final e inevitable de meses o años de negligencia acumulada, que nos lleva a un punto en que por necesidad urgente, nos vemos
inducidos a buscar respuesta inmediata a los retos acumulados que nos presenta la vida.
La segunda fuente que nos empuja a realizar cambios en nuestra vida es la inspiración.
Esperamos que sea ahí donde se encuentra Ud. ahora a punto de sentirse inspirado al extremo de realizar cambios fundamentales e impresionantes en su vida.

LA PRIMAVERA
Después del turbulento invierno viene la estación de la actividad y la oportunidad que llamamos primavera. Es la estación para salir a los fértiles campos de la vida con semilla, conocimiento, compromiso y esfuerzo decidido. No es momento para demoras, ni para meditar sobre las posibilidades del fracaso. Tonto es quien deja pasar la primavera mientras se empeña en recordar la buena cosecha del otoño pasado, o el fracaso en la recogida del otoño pasado, no obstante los enormes esfuerzos de la primavera anterior.
Es característica natural de la primavera el presentarse de manera muy breve, o el
arrullarnos hasta la inactividad con su abundante belleza. No se detenga demasiado a empaparse con el aroma de los capullos en flor, no vaya a ser que al despertar encuentre que la primavera se ha ido, y que Ud. todavía tiene el saco lleno de semilla.

RAZONES MONDAS Y LIRONDAS
(Pasaje tomado de “Siete estrategias para conseguir riqueza y felicidad”)
¿No sería maravilloso sentirse motivado a lograr el éxito por una meta tan elevada como la benevolencia? Tengo que confesar, sin embargo que en los primeros años de mi lucha por triunfar, mi motivación era mucho más terrenal. Mi razón para lograr el éxito era algo más elemental. De hecho, estaba en la categoría de lo que me gusta llamar “razones mondas y lirondas”. Una razón monda y lironda es de las que cualquiera puede tener – cualquier día, a cualquier hora – y que puede hacernos cambiar la vida. Déjenme contarles lo que me pasó.
Poco después de conocer al Sr. Shoaff, estaba descansando en casa cuando tocaron la puerta. Fue un golpear tímido y vacilante. Cuando abrí la puerta, bajé la vista y vi un par de grandes ojos castaños que me miraban fijamente. Ante mí había una niñita de unos diez años, de aspecto frágil.
Me dijo, con todo el valor y decisión de que era capaz, que estaba vendiendo galletitas de las Girl Scouts. Fue una presentación magistral – varios sabores, una oferta especial y sólo dos dólares la caja. ¿Cómo rechazarla? Por último, con una gran sonrisa y muchísima educación, me pidió que le comprara.
Y yo quería hacerlo – ¡no digo yo si quería!
Si no hubiera sido por una sola razón. ¡No tenía los dos dólares! ¡Caramba, qué
vergüenza! Heme aquí – padre de familia, graduado universitario, con empleo remunerado – y sin embargo, no tenía dos dólares que llamar míos.
Naturalmente, no podía decírselo a la niñita de los grandes ojos castaños. De modo que apliqué el mejor remedio que tenía. Le mentí. Le dije, “Gracias, pero ya compré galletitas de las Girl Scouts este año. Y todavía me quedan muchas en la casa”.
Ahora bien, eso sencillamente no era verdad. Pero fue lo único que se me ocurrió para salirme del apuro. La niñita me dijo, “Está bien, señor. Muchas gracias”. Y dicho eso, se dio la vuelta y siguió su camino.
Me quedé mirándola un rato que me pareció muy largo. Por último, cerré la puerta tras de mí y, apoyándome en ella, grité, “No quiero seguir viviendo así. Estoy harto de estar sin un centavo y estoy harto de mentir. Nunca más pasaré la vergüenza de no tener dinero en el bolsillo”.
Fue ése el día en que me prometí ganar lo suficiente para tener siempre varios cientos de dólares en el bolsillo, a todas horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: