Mediocridad compuesta de hedonismo, consumismo, permisividad y relativismo.

El caos es fruto de dejar las cosas a medias, vivir a medias, pensar a medias, decir las cosas a medias. La mediocridad es la enfermedad menos detectada hoy pero la más letal.

Un nuevo y moderno analfabetismo nos aqueja: la mediocridad como ideal aséptico por lograr, la permisividad es su religión, un culto a la tolerancia total sin cortapisa alguna, su lema predilecto ¿por qué no? prueba todo, a ver qué se siente, su existir está a la deriva, vive instalado en el reino de lo efímero; dentro del campo intelectual su adicción es la información que recibe de los medios de comunicación, solamente busca aquello que esté relacionado con su profesión.

En cuanto a cultura general es totalmente superficial, casi siempre repite los mismos conceptos, frases, tópicos y anécdotas, tiene una pobreza total de contenido, su ambición es poseer todas las cosas y busca casi nada en lo espiritual; en el campo sexual no busca hacer feliz a otro, simplemente busca el gozar, por lo que no puede vivir el compromiso del amor, busca contactos triviales, superficiales y débiles, lo cual lo deja sumido en un vacío aún mayor, busca solamente el consumo sexual y le da uso al otro ser humano de “kleenex” -úselo y tírelo-, en su interior se pueden detectar indicios de autodestrucción, ha hecho del sexo descomprometido una idolatría, un sexo sin fin, sin contenido, insustancial, carente de toda intimidad, no percibe que el amor auténtico transforma al ser humano, le da una dimensión diferente a su pasado e ilumina su futuro haciéndolo más sensible y humano, y si a un animal lo transforman las caricias, qué no hará el amor entre humanos!

Para los seres ligeros todo lo superficial es cálido, es más, busca el amor sin riesgos, le da un temor enorme la intimidad, porque no tiene la certeza de los resultados, los cuales pueden desembocar en compromisos y eso, desde luego, no va con él, piensa: “Para qué meterme en líos, si la vida hay que hacerla fácil para disfrutarla”; ha hecho de la comodidad un ideal.

En resumen, en el ser light se conjugan hedonismo,consumismo, permisividad y relativismo como forma vivir para el placer de los sentidos. El ser light ha hecho de la mediocridad una cualidad, una forma de vivir sin el compromiso y la disciplina que requiere una vida con propósito, coherente y comprometida.

1 comentario

tiene toda la rason en lo q acabas de decir gracias tiaso me ayuda a darme cuenta con mas certesa de la vida en la q estamos viviendo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: